El templete municipal en un imagen del pasado en el que se preparaba para la Feria

Hoy hemos sabido que el templete municipal donde cada año se monta la denominada caseta municipal en el real de la feria del Caballo no tiene adjudicación alguna.

Se trata de un detalle más de la poca funcionalidad de la clase política que gobiernan municipios, reinos taifas (comunidades autónoma) o gobierno en Madrid. Todos son iguales.

Al parecer no se cumplían las condiciones administrativas para un proceso medianamente regular y el Pp lo ha ‘denunciado’. Esto ha paralizado el asunto y parece que ni por la vía urgente va a ser posible que un hostelero tenga tiempo para meter botelleros y una selección de tapas. Vamos que si algún valiente se echa para adelante podrá servir el vino fino más caliente que las pistolas del Coyote, pues no hay tiempo ni de enfriar neveras.

Así las cosas, y ante el asombro de los jerezanos, todos los caseteros y concesionarios de casetas del real ya tienen sus lugares perfectamente preparados para mañana viernes  mientras que el Ayuntamiento, órgano que debería de dar ejemplo, aún no ha encontrado la vía  administrativa adecuada para que un casetero explote el famoso templete.

Paco Camas ha afirmado que están trabajando para que el templete municipal tenga servicio de bar para los usuarios. Es como una nueva reforma del lenguaje el que estamos sufriendo que también ha llegado a la feria de Jerez. Servicio de bar en una caseta o templete. Cuando siempre se le ha llamado caseta o casetero. Y jamás en la feria se ha dicho algo parecido a “vamos al bar del Club Nazaret para tomarnos una media botella”.

Como diría un castizo, para mear no echar gota.

Dejar comentario