Reyes de Asturias y del Reino de León.
Reyes de Asturias y Reyes del Reino de León.
Manuel Sotelino

Este artículo lo publiqué hace años en un blog. Reencontrado entre mis cientos de archivos, he decidido publicarlo en Jerezania.com. Nunca está de más un repaso a la historia de España. Este país nuestro cuyos habitantes están empeñados en destruir desde hace siglos, como dijo Bismarck.

La historia nos muestra nuestro pasado, nos coloca en el presente y nos vislumbra el futuro. Futuro incierto para esta que ha sido una gran Nación. Ahora sumida en la corrupción de una clase política y con un futuro incierto con políticos populistas y sin preparación cultural ni bagaje alguno que, curiosamente, imparten clases de moral y nos dicen lo que sí se puede decir y lo que no.

El futuro es incierto. Son ya generaciones enteras de jóvenes que han sido tocados por ideologías totalitarias que sólo trajeron al mundo hambruna, penalidades y falta de libertades. Ocurrió todo esto con la mirada indiferente del bipartidismo. Quizá importaba poco el embrión que se desarrollaba en el seno de muchas universidades. Estaban entretenidos en sus propias corruptelas.

No prometo nada pero quizá iré publicando la serie que, creo, consta de, al menos, tres o cuatro artículos más. Este es un país con una dilatada historia. Rica y hasta hermosa historia. Pese a lo digan muchos que tienen como objetivo la destrucción de España.

Todo esto de recopilar los apodos de los Reyes de España comenzó como un juego. Comencé con Castilla y León y después me detuve con Aragón. Lógicamente no me voy a quedar ahí.

El lector habrá visto que he querido colocar el rey en cuestión, los años de su reinado y el apodo por el que fue conocido y que la Historia contempla. Bueno ya tengo un buen ramillete de ellos, pero quiero llegar al final antes de publicar nada.

Don Pelayo (718 – 737) Figura mítica que simboliza el comienzo de la Reconquista, tras la invasión musulmana en la península. Algunos autores lo sitúan como jefe de la guardia personal del rey Don Rodrigo, último de los reyes godos. Una vez organizada la resistencia del resto de ejército aplastado en el 711, Don Pelayo capitanea la primera de las batallas —conocida como la de Covadonda— con el usurpador musulmán, teniendo como modelo la instauración del reino godo destruido en tan sólo dos años desde la entrada por el sur de la península de los árabes —la batalla del Guadalete— hasta llegar a la zona de Asturias. Al parecer, no se autoproclamó como rey del nuevo reino godo hispano. Al menos no existe constancia de este hecho. Sin embargo, para la historia de España, es el primero de los reyes cristianos que inician la Reconquista tras la debacle goda. Una Reconquista que costará ocho siglos de historia y donde el terreno se fue ganando palmo a palmo.

Fávila (737- 739) Hijo de don Pelayo, continuador del espíritu conquistador de su padre. Gran aficionado a la caza, cuenta la leyenda que falleció como consecuencia del ataque de un oso -el famoso abrazo del oso-. También llamado como Fávila el del Oso. Por razones obvias.

alfonso-i-el-catolico-asturiasAlfonso I “El Católico” (739 – 757) Fue el primero en autoproclamarse Rey del nuevo reino visigodo –finalmente jamás llegaría a ser constituido el viejo reino de los godos-. Se casó con Ermesinda, hija de don Pelayo. Llamado El Católico por estar siempre interesado por el buen desarrollo de la incipiente Iglesia que crecía al unísono con el recién creado Reino de Asturias. Dicen que por cada ciudad conquistada, incluía el proyecto de la construcción de un templo cristiano o intentaba la reconstrucción de lo que quedara.
Fruela I (757 – 768) Hijo de Alfonso I.

Aurelio (768 – 774) Primo hermano de Fruela I. Hijo de Fruela, Conde de Cantabria que era hermano de Alfonso I “El Católico”. Muere sin descendencia.

Silo (774 – 783) Dice la leyenda que fue un comerciante gallego, sin relación alguna con la realeza. Se casó con Adosinda, hermana de Fruela I e hija de Alfonso I “El Católico” y Ermesinda -esta última, recordemos, hija de Don Pelayo-. Muere sin descendencia.

Mauregato (783 – 788) Hijo bastardo de Alfonso I “El Católico”. Hijo del rey con una amante musulmana. A pesar de dejar descendencia, su hijo Hermenegildo, este nunca llegará a reinar.

Vermudo I “El Diácono” (788 – 791) Hermano de Aurelio. Fue hombre más inclinado a la vida religiosa y, por tanto, con pocos intereses puesto en la vida política. Abdicó del trono tras una derrota deshonrosa contra los musulmanes. Ya era diácono de la Iglesia cuando fue buscado para ocupar el trono que dejaba libre Mauregato. De ahí ser apodado como El Diácono.

alfonso-II-el-casto-asturiasAlfonso II “El Casto” (791 – 842) Hijo de Fruela I. Alfonso II intentó entroncar el casi recién nacido reino astur con el viejo reino visigodo. Fue el más visigodo de esta época. En su reinado se descubrieron los restos del Santo Apóstol Santiago, iniciándose de esta forma las peregrinaciones a Santiago de Compostela. Este hecho es importantísimo puesto que conecta la franja norte de la península con Europa y nace una gran tradición que dará solidez a los continuadores reinos cristianos durante toda la Reconquista. El hecho de que su reinado durara cincuenta y un años -ha sido uno de los reinados más longevos de toda a historia de España-, aportó organización, claridad y solidez al reino asturiano que apenas unos años atrás había arrancado. Murió sin descendencia, puesto que su vida estuvo entregada a la vida casi religiosa. De ahí su apodo de El Casto.

Ramiro I (842 – 850) Fue hijo de Vermudo I. Supuestamente, bajo su reinado se produjo la famosa batalla de Clavijo, cuando al parecer el Apóstol Santiago apareció sobre un caballo blanco ayudando en la lucha a las hordas cristianas.

Ordoño I (850 – 866) Antes de ser rey fue duque de Lugo. Con él, la monarquía se hace hereditaria, no electiva. Según la tradición visigoda, los reyes eran elegidos por elección entre nobles reunidos en asamblea. Tuvo que sofocar una sublevación de sus súbditos vascones que se habían revelado con ayuda de los musulmanes. Sánchez Albornoz dijo de él que “Fue modesto y paciente”.

Alfonso III “El Magno” (866 –911) Divide el Reino de Asturias entre sus hijos. Estas divisiones son los reinos de Galicia, León y Asturias. Este último le recae a Fruela II. Antes de dividir el reino Astur, sí que preservó las fronteras del mismo y supo aguantar diversas sublevaciones y conspiraciones. Por haber preservado el reino y por darle vigor al mismo, el pueblo lo apodó como El Magno.

Fruela II (911 – 925) Hereda de su padre, Alfonso II “El Magno”, una parte del reino de Asturias que siguió denominándose de estar forma. Sus hermanos, Garcia I y Ordoño II heredan los creados reinos de León y Galicia respectivamente. Finalmente, Fruela II llega a heredar los reinos de sus hermanos por la muerte de estos, unificando de nuevo el reino de Asturias. Pero pronto volverían a fragmentarse estos territorios cristianos. El reino de Asturias desaparecería dando forma al de León. Pero esto ya pertenece a otro apartado de nuestra historia. La de este gran país llamado España.

reyes-asturias-españa-2