Santo Domingo de Val
Santo Domingo del Val en la iglesia de San Nicolás de Sevilla.

Se trata de una iconografía que llama la atención al verse a un niño crucificado


Esta imagen se encuentra en la iglesia de San Nicolás de Sevilla. Está ubicada en un viejo retablo que perteneció al antiguo convento franciscano que estaba ubicado en la actual plaza Nueva.

En el centro de este retablo, se encuentra Santo Domingo Val, el niño santo que fue crucificado como Cristo. Una curiosa historia que está más relacionada con la leyenda cuenta que el el 31 de agosto de 1250, ‘Dominguito’ desapareció a los siete años de edad ‘. Era natural de Zaragoza y monaguillo de la Catedral de la capital maña. La tradición narra —por supuesto una historia muy cuestionada— que fue capturado por la comunidad judía de Zaragoza y sometido a diversas torturas en ritos secretos que se decían que hacían en sus comunidades judías. Había ocasiones en las que las ‘supuestas víctimas’ eran crucificadas como Cristo y rematadas con la lanzada en el costado.

Al parecer, el pobre de ‘Dominguito’ tuvo esta suerte. Una vez sacrificado, se le cortó la cabeza y los pies y sus restos fueron arrojados al río Ebro. Curiosamente, a esta truculenta historia que solo tenía como meta lacrar de alguna forma a la comunidad judía, se le ha denominado como ‘libelo de sangre’.

Santo Domingo de Val es patrón de todos los monaguillos y de los niños de voces de los coros litúrgicos.

San Nicolás en Sevilla

Nazareno de San Nicolás.
Nuestro Padre Jesús de la Salud.

Comentar por último que además de esta curiosa iconografía de un niño santo crucificado y vestido de monaguillo, en San Nicolás de Sevilla se encuentra un magnífico Nazareno con la cruz al hombro que muy probablemente es obra de Francisco de Ocampo. Esta imagen es titular de la Hermandad de la Candelaría de Sevilla.

Por otro lado, destacar un San José que está en la capilla frontal de la nave de la Epístola y que pertenece a la gubia de Francisco Ruíz Gijón. Fue encargado en 1678 a este insigne imaginero por la antigua Sacramental de San Nicolás entroncada actualmente con la hermandad de la Candelaria. Tanto es así que ver el rostro de esta magnífica imagen es como ver al Crucificado de la Expiración, conocido popularmente en Sevilla y en el mundo entero como ‘El Cachorro’. Una verdadera maravilla. El Cristo de la Expiración fue esculpido por Gijón en 1682 con lo que tuvo que servir el pequeño San José de inspiración al artista sevillano.

Imagen de San José.
San José de Francisco Ruíz Gijón en la iglesia de San Nicolás de Sevilla.