San Dionisio Areopagita.
San Dionisio Areopagina en una pintura expuesta en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Solo ha durado un año la idea del Ayuntamiento de Jerez de trasladar el día feriado local del patrono San Dionisio Areopagita al lunes de la Feria del Caballo de Jerez. Que está muy bien que en la Feria haya días festivos, pero que siempre he apostado por que se mantuviera la festividad del día 9 de octubre por una cuestión de tradición. A pesar de que en la ciudad no se tenga muy en cuenta a este santo griego que fue convertido por el mismísimo San Pablo en el Areópago y que fue obispo de Atenas.

Un lunes de Feria festivo le concedía un favor a los muchos feriantes que vienen desde fuera de Jerez para hacer aún más caja si se tiene en cuenta que la noche del domingo se alarga más. Sin embargo, cada vez hay más jerezanos que viven la Feria al mediodía y se quitan de en medio por la madrugada a pasar a ser pasto de vándalos. Con lo cual, no se entendía tampoco muy bien esta festividad. Además, apelando de nuevo a la tradición, la Feria siempre ha tenido sus días laborales. Y nadie se ha muerto por ello. Sobre todo, repetimos, cuando la fiesta baja mucho de intensidad cuando se sobrepasan las doce de la noche.

Pero hete aquí que San Dionisio vuelve por sus fueros. Debido a la suspensión por el coronavirus de la fiesta jerezana que se celebra por mayor en el parque González Hontoria, se devuelve al santo su festividad perdida. Y el próximo día 9 de octubre será fiesta en la ciudad.

Seguramente en el año 2021, si todo va bien en esto de la desescalada, volveremos a tener lunes de Feria festivo. Pero al menos, se trata de una pequeña batalla ganada por parte del primitivo santo cristiano que, dicho sea de paso, se convirtió en patrón de la ciudad por expresa voluntad del Rey Alfonso X ‘El Sabio’ al ser el día en el que rey castellano leonés entró en la ciudad para su reconquista para el reino cristiano. Concretamente fue un 9 de octubre de 1264.