Precioso contraluz en la iglesia del la Victoria. Foto.- Salvador Reguera

Ayer la Virgen de la Piedad volvía a su real capilla del Calvario en loor de multitudes. Muchos jerezanos se dieron cita para disfrutar de uno de los palios más importantes de nuestra Semana Mayor y de una Dolorosa con un semblante que es toda una delicia.

La procesión se desarrolló con total tranquilidad. Destacar dos puntos en preciosos. Por un lado el encuentro con la cofradía de la Soledad en la iglesia de la Victoria en la se pudo disfrutar de la imagen del Señor del Sagrado Descendimiento y de Nuestra Señora de la Soledad en un altar en la puerta del templo.

Por otro lado, la petalada que recibió en la calle Juan de Torres por parte de un grupo de devotos de la Virgen.

Quedó recogida y con esta finaliza el largo periplo de procesiones extraordinarias que se han celebrado en el último mes en la ciudad. Los cofrades ahora miran hacia la festividad de la Purísima en la que habrá una procesión más: la Virgen del Sagrado Corazón de Jesús del colegio de Montealto que será bendecida el día 8 de diciembre en la Catedral jerezana.

Las dos preciosas fotografías nos la envía el fotógrafo jerezano Salvador Reguera. La Virgen de la Piedad en su palio y un contraluz con la Soledad en la puerta de la Victoria.

Magnífica imagen de la Virgen de la Piedad. Foto.- Salvador Reguera
Magnífica imagen de la Virgen de la Piedad. Foto.- Salvador Reguera

Dejar comentario