Aspecto de la plaza Monti en la jornada de ayer jueves.

Ponga el lector el complemento que quiera… Del caballo, del vino o de la basura, pongamos por caso.

Este es el aspecto que nuestra querida ciudad mantiene en estos días. Días estivales donde aún en los que hay muchos visitantes. Y este es el escaparate. Pero no sólo por los turistas deben velar los jerezanos, sino también por ellos mismos. La nueva UTE de empresas concesionaria de la limpieza vial y recogida de residuos es sin duda todo un ejemplo de implicación desde el minuto uno. Los políticos piden cierta paciencia a los ciudadanos, pero lo que no saben los políticos porque viven entre coches oficiales, despachos y fotografías para la prensa es que los jerezanos ya llevamos años viviendo en una ciudad sucia. Intolerablemente insalubre.

Paciencia, ninguna. La nueva empresa a la cual le debemos de dar las gracias por haber contratado a un alto porcentaje de personas discapacitadas en un gesto de buenos sentimientos…, se le debe de pedir solvencia y gestión desde el primer minuto. Esto es igual que si un entrenador de fútbol pidiera cierta paciencia a los aficionados hasta el minuto veinte de partido con el fin de que los jugadores calienten y se enchufen en el partido. Cuando vengan a despertar ya van perdiendo por cinco goles.

Estas imágenes dan buena cuenta de cómo vivimos los jerezanos. Entre mierda y basura esparcida por las aceras. Y que conste que quien suscribe este artículo le gustaría narrar otras historias mucho más gratas. Pero esto no tiene ni un muletazo más. Es intolerable.