La antigua fábrica de botellas.
Fotografía antigua de la fábrica de botellas de Jerez.
La sección viene hoy de la mano de una instantánea donde se refleja la gran actividad laboral de la querida fábrica de botellas

Hoy recordamos aquella famosa fábrica de botellas que había en la ciudad. Historia viva y testigo fiel de nuestro pasado industrial que prácticamente hemos perdido en la actualidad. Y es que la fábrica de botellas forma parte de Jerez –incluso en su fisionomía- desde finales del siglo XIX.

La idea de construir una fábrica de botellas vino de la mano de la gran actividad comercial de las bodegas de vino del Marco de Jerez y sus importantes exportaciones.

El profesor Jesús Caballero Ragel en un artículo escrito sobre la historia de la fábrica de botellas, sitúa el inicio de este proyecto en el año 1895, de la mano del francés Andrés Bobcoue. Esta nueva fábrica de vidrio que vería el visto bueno del Ayuntamiento jerezano unos días después de la presentación del proyecto, pasó a llamarse “La Jerezana”. El proyecto de las instalaciones, cercanas al ramal viario del ferrocarril para hacer más accesible la entrada de carbón para los hornos y la salida de los productos al exterior, vino de la mano del arquitecto Rafael Esteve. Justamente un año después de la presentación de dicho proyecto, la fábrica ya estaba a pleno funcionamiento.

Sus tres chimeneas forman parte del patrimonio paisajístico de la ciudad. No se entiende a Jerez sin las tres altas chimeneas. La fábrica de botellas siempre ha sido semillero de trabajo y sustento para cientos de familias jerezanas. Prueba de ello es la instantánea que hoy es protagonista en nuestra Jerezania. La fábrica a pleno rendimiento y con muchos trabajadores en la denominada “zona caliente”.

Va por todos los jerezanos que trabajaron duro en esta industria. Lamentablemente perdida hoy en día.