La plaza Esteve cuando todavía podía ser medio transitada.

Ayer domingo pudimos leer en Diario de Jerez que las obras de adecentamiento y recuperación del adoquinado que estaban previstas se llevaran a cabo en este mismo verano en la plaza Esteve tendrá que esperar un año más.

Mala noticia donde las haya. El pobre José Esteve, que haciendo un repaso a los que poco saben de historia de nuestra ciudad fue un importante arquitecto que desempeñó su oficio en el Ayuntamiento en la segunda mitad del siglo XIX, debe de estar lamentándose al ver el panorama. Él que diseñó obras tan importantes como el mercado de abastos –de ahí que se le pusiera su nombre a la plaza aledaña- o el colegio de la Compañía de María, ahora ver cómo el enclave que lleva su nombre se cae a pedazos.

El Ayuntamiento argumenta que el tiempo no es el más adecuado y que no quieren hacer daño al comercio del centro si se inician ahora las obras teniendo en cuenta que lo próximo serán las Navidades y la Semana Santa.

Así que se ha dado carpetazo al asunto y hasta el próximo verano no habrá nada que hacer. De todo este entuerto quienes salen ganando son los fabricantes de amortiguadores y los talleres de vehículos. Pues pasar por este lugar es una odisea, casi un atrevimiento tanto a pie como en coche.

Para mí que lo de la defensa al comercio es una falacia. Pues nunca se ha maltratado tanto durante décadas al noble oficio del montar una tienda en el centro de Jerez con tantas grandes superficies. Así que no cuela.

Mientras tanto, Esteve se irá cayendo a pedazos sin que nadie lo remedie. Lo que son las cosas. Una nueva mala noticia para esta ciudad que podría ganar el record Guinness de asuntos a la contra. Pero no pasa nada.

Dejar comentario