Leo en nuestro periódico, Diario de Jerez, que el Pp ha echado para adelante una iniciativa en el parlamento andaluz para que el vino del Marco de Jerez se declare como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Esta iniciativa se recibido el respaldo de todas las fuerzas políticas del parlamento andaluz a excepción del Psoe. Cosas de políticos; ya sabemos la fuerza política contraria no da agua al enemigo ni aunque sea para un asunto tan consensuado como este. Al parecer, la representante de IU no pudo acudir a la comisión de cultura de dicho parlamento. Tendría cosas mejores que hacer.

Pero lo sustancial aquí es que el vino de Jerez es de alguna reconocido por todos, y valorado. En cierta forma el hecho de que la UNESCO apruebe definitivamente esta iniciativa o no lo haga es lo de menos. El patrimonio y la cultura que está adherida a los caldos que se crían y cuidan en esta parte del mundo ya tienen ese reconocimiento de manera sobrada. José Luis Jiménez sabe un rato de eso. Ha investigado sobre la relación del vino de Jerez con el cine y las secuencias en la que los actores de cualquier película nombran nuestros caldos son innumerables.

Finalmente, habría que destacar la unión de todas las fuerzas políticas para llevar adelante esta iniciativa, sin mirar en la manera de ordenar las ideas de cada uno. Esto es como un lenitivo en un país convulso como el nuestro en el que por el simple hecho de hacerte un selfie en un parque y colgarlo en una red social puede correr peligro tu integridad física si lo haces con un puñado de cascaras de pipas a tu alrededor. Ta tachan de cerdo y te amenazan con ir a buscarte para matarte a golpes. Así somos. Nadie parece comprender a nadie y estamos más cerca de imponer nuestra forma de pensar que respetar la diversidad de humana y sus creencias.

Enhorabuena a los políticos. Pero que esto no sea un precedente porque ya se sabe que la política está demasiado manoseada por mindundis. Y sobre todo enhorabuena a nuestro patrimonio. Gran parte de él se sustenta en nuestros vinos. En nuestras bodegas y en toda esa cultura que hemos heredados con unos caldos únicos en el mundo.

Dejar comentario