Nuestra Señora de la Merced, Patrona de la ciudad de Jerez.

Ha sido un verano caliente este que está ya pronto de finalizar. Frenético en algunas ocasiones y cargado de noticias dentro del mundo de las cofradías. Podemos sacar como conclusión que todo este mundo de las hermandades sigue vivo, a Dios gracias. Con independencia de las coaliciones que se hagan y de las noticias que se publiquen. Las cofradías, siguen vendiendo y mucho en nuestra ciudad.

Pero hoy quiero pararme en este rincón cibernético que mantengo en los días feriados, que no es otra cosa que las jornadas de fiesta local. A toda costa, nuestros munícipes están por la labor de colocar uno de estos días en la Feria del Caballo. Parece como si se quisieran poner una raya que marcara un antes y un después. Dan la impresión que han descubierto la ‘luna’ y ahora todo pasa porque la Feria tenga su día de descanso.

De toda la vida, los días de Feria han sido laborables. Y nunca ha pasado nada. Como diría Sabina, “nadie se ha muerto por ir sin dormir un día al currelo”. Esto de querer sacar a toda costa una jornada libre en los días de Feria para que los quince caseteros que se reparten las casetas –que por cierto la mayoría vienen de fuera de Jerez- para incrementar los ingresos es una medida un tanto pueril. Al menos a mí me lo parece.

Y todo esto lo digo sin pensar en que nuestros munícipes, en el fondo, lo que busquen es querer cargarse una festividad religiosa con muchos siglos de tradición. No quiero ni pensar en ello. No podría ser…

Por mí, que la Feria siga siendo laborable. Siempre me he tomado las copas necesarias y nunca he salido del recinto ferial depresivo por tener que trabajar el día siguiente. Dejemos los días feriados donde están porque no ha habido manifestación alguna a las puertas del consistorio pidiendo un día sin trabajo en la semana de Feria. Y dejen a la Merced tranquila. Que por algo es Patrona y Madre de todos los jerezanos.

Dejar comentario