Urta a la roteña
Urta a la roteña. Foto.- La cocina de las Molinas.

Un virus ha atacado los ordenadores de las oficinas del Ayuntamiento. Para que la administración se paralice es necesaria una huelga de funcionarios o una jornada de brazos caídos. Y es que la burocracia y la administración abre sus ventanillas cada mañana haya viento de levante o poniente. Pero mire usted por dónde, llega un virus y todo se va a hacer gárgaras.

Esta misma mañana la web municipal no funcionaba. Estaba tan muerta que daba la sensación de estar viendo una urta en la puerta de la cocina de un bar en Rota.

Los ingenieros informáticos de la administración local están trabajando para reanudar el servicio en las próximas horas. Un ente tan grande atacado por un ‘bicho’ tan minúsculo. Sólo comparable con la relación entre la gripe y el ser humano cuando llegan los primeros fríos del otoño.

Y mientras se arregla la incidencia informática en nuestro Ayuntamiento, Alberto Chicote poniéndonos los cuernos en la Sexta. Con un programa de fogones en el que el equipo de localización tuvo que hilar fino. Muy fino. Y bien que hicieron su trabajo. El mosto del Tejero nos ha colocado en la vanguardia de una ciudad moderna con servicios bien situados en la primera línea.

Jerez no es así. Haya virus o no lo haya. Y el mosto del Tejero no es el reflejo de nuestra ciudad ni de lejos. Pero claro, eso lo sabemos lo que vivimos aquí. Anoche todos los jerezanos de bien hubiéramos dado lo que sea por haber sido esa rica urta que va camino de un fogón, pero en Rota.